lunes, 25 de julio de 2011

Historia de una publicación

Hola a todos. Antes de ponerme con esta entrada me gustaría agradeceros a todos las muestras de cariño que me habéis dejado en el blog, en Facebook, en Twitter y en google +. Un millón de GRACIAS.

Hoy pensaba traeros una reseña, pero de pronto, durante la siesta, he empezado a darle vueltas a la cabeza, y como soy una mujer impulsiva, me he decidido a seguir mi instinto y a contar un poco de dónde surgió la historia de Ángeles desterrados.

Hará cosa de cuatro años, yendo un día en el coche con mi pareja me vino como una especie de sueño: una pareja de enamorados huyendo de la muerte en un coche. Aquella idea la dejé aparcada durante algunas semanas, aunque todos los días no dejaba de pensar en poner sobre el papel todo lo que me iba surgiendo, hasta que un día decidí darle la oportunidad que se merecía.

Me hice una composición de personajes, dónde se desarrollaría y qué quería contar exactamente. El primer personaje que tuve claro fue al protagonista masculino, a Keilan. Busqué nombres, aunque no había ninguno que me convenciera. Por aquel entonces veía una serie de la tele que me gustaba mucho (Kyle XY). Además del argumento, me gustaba mucho el nombre del protagonista, así que me puse a combinar letras y surgió Keilan.

Desde un principio me gustaba tanto este nombre y su personalidad que pensé en titular la novela: Keilan, el noveno ángel caído. Sin embargo, surgió un pequeño “problema”. De pronto, María, la chica protagonista, cobró tanta importancia en la novela que no podía titularla como había pensado en un principio. Tenía dos personajes, una historia que contar y un título que no me gustaba.

Uno de los momentos más difíciles para mí de una novela es escoger las primeras palabras: “Aquella vez Keilan sonrió, algo inusual en él. A partir de que perdiera a Maer―Aeng se había olvidado de este simple gesto”. Mientras me dirigía a recoger a mi hijo al colegio, tras muchas frases que tiré a la basura, se produjo entonces la magia. De repente surgieron unas palabras. En cuanto llegué a casa me puse a escribir esta historia. Aún no he olvidado el día: 17 de Octubre de 2007. De todas las novelas que he escrito, sólo recuerdo la fecha de esta historia. Muy curioso. La historia iba avanzando, cada vez me gustaba, seguía sin aparecer el título, hasta que a mi pareja se le ocurrió ponerle Ángeles desterrados días antes de acabarla.

Durante el proceso de creación tuve la sensación que tenía que pisar un cementerio, pues una pequeña parte de la novela se desarrolla aquí. No es que fuera necesario, pero tenía como una cierta corazonada de que debía hacerlo. No recordaba, a mis casi 37 años, haber pisado uno y todos los que había visto era a través de la televisión.

Llegó el día de acabarla. Fue el 14 de Febrero del 2008, el día de los enamorados. En realidad no fue algo que yo previera, fue más casual que otra cosa. En este día viví dos experiencias totalmente opuestas; por un lado la felicidad de haber terminado mi segunda novela y por otro lado la amargura de perder a mi abuelo Juan. Y esa sensación que tuve de visitar un cementerio se vio cumplida una vez que puse punto y final a la historia.

He tirado la toalla con algunas novelas, pero con esta no quería guardarla en un cajón. No sé de donde me venía la fuerza para lucha por ella y cada vez que era rechazada cuando la agencia Pontas―Agency me representaba como autora, tenía más ganas de seguir adelante.

Una vez que las grandes editoriales me dijeron que NO la publicarían comencé a enviar correos a editoriales más pequeñas y a subir algunos capítulos en el primer blog que abrí: La ventana de los sueños. Desde este blog surgieron algunos contactos que me ofrecían contratos que me parecían más una estafa que una propuesta seria. Así fue como rechacé a Entrelíneas, ECU, Muza, Mundos Épicos y a Atlantis… entre otras editoriales.

Hay quienes se han decidido a publicar con ellos, y no los quiero juzgar. Yo me negué a pagar un dineral para que luego no distribuyeran mi novela como tocaba. Lo peor es que ni siquiera se recupera el dinero que has invertido y tienes que pagar otro dinero si quieres rescindir el contrato antes de tiempo.

Tras tres años y medio de lucha decidí finalmente mandarla a algún concurso que reuniera las características de la novela. Busqué un corrector que le echara un vistazo a la obra y me olvidé durante unos días de ella. Había repasado tantas veces la novela que ya no era capaz de ver las erratas y algunas faltas que se me hubiera podido pasar. En este proceso recibí un correo de Nowevolution, al que no le di mucha importancia (en esos momentos pensé: otro más que me pide una novela para evaluar, que pasará de responderme y yo me comeré la cabeza durante cuatro o cinco meses). ¡¡¡¡Qué equivocada estaba!!!! Le envié la novela un martes por la tarde y el domingo ya tenía un contrato para publicar. No os podéis imaginar la sorpresa que me llevé.

Sólo puedo deciros que si creéis en algo firmemente luchad para que se cumpla. No os dejéis engañar por esos cantos de sirenas que os prometen que seréis poco más que la próxima J.K. Rowling, pero a cambio debéis pagar un dinero para entrar en el club selecto de los que publican. Esta novela tiene casi cuatro años y al fin verá la luz.

Sé lo que son los días en los que recibes una negativa tras otra, pero de verdad, si tiras las toalla antes de luchar nunca sabrás dónde podrías haber llegado. Llevo seis años para que llegue este día.

viernes, 22 de julio de 2011

Un sueño que se cumple... me publican

Hola a todos. Al fin puedo lanzar esta noticia que llevaba bastante tiempo queriendo que supierais. En ese gran sobre que veis va un sueño que se ha cumplido. Tras seis años esperando una oportunidad hoy puedo decir que hace más de tres meses que firmé un contrato de publicación con Nowevolution.

Durante estos seis años ha habido momentos de todo, desde tener casi un contrato firmado con mi primera novela con Oxford (Destino-Juvenil) y de tener un agente (Pontas Agency) hasta editoriales que me han querido estafar. En más de una ocasión he tenido la tentación de firmar lo primero que me ofrecían, pero me negaba que mis novelas fueran maltratadas.

Aun así, todavía no me hago a la idea de que muy pronto habrá una historia mía en la calle. Me cuesta hacerme a la idea.

La novela que me publican es Ángeles desterrados, una historia que escribí hace casi cuatro años. Recuerdo que cuando la terminé enseguida salió a la venta Dos velas para el diablo, una de las primeras novelas de ángeles que se publicó aquí.

En Septiembre haré la cosa más oficial, presentaré a los personajes, una portada, que espero que os guste, y un booktrailer.



Desde aquí solo me queda agradecer a la editorial que me contestara tan pronto y me diera un en menos de una semana, y la disposión a aceptar todas las ideas que van surgiendo. También espero que Ángeles desterrados sea la primera de las novelas que me publiquen.

Solo me queda deciros que deseo que la historia de Keilan y María os guste tanto como a mí. Por si os interesa hay un pefil de Keilan, Ángel desterrado en Facebook.